Mil soles expléndidos


Like This!

Del autor de “Cometas en el cielo”, Khaled Hosseini, llegó hace un tiempo a mis manos su segundo libro “Mil soles expléndidos”. El mismo me ha hecho reflexionar sobre los conflictos olvidados y el gran desconocimiento que tenemos de ellos.

Es impresionante lo que relata el libro y lo que ha sufrido el pueblo Afgano, lo que ignoramos o no queremos conocer. Lo más increíble es lo actual del libro, no estamos hablando de hace mucho tiempo sino que es una realidad reciente, inconcebible en nuestra cultura.

He reflexionado sobre la suerte que tenemos de poder ejercer nuestros derechos y del grado de igualdad de que disfrutamos.

Como muestra de lo increíble de lo que ocurrió, después de muchos años de guerra, muerte y hambre en Afganistán, os dejo unas palabras que he rescatado del libro, donde consta el comunicado que distribuyeron los talibanes, tras su entrada en Afganistán en septiembre de 1996 y las reglas que a partir de ese momento habrían de acatarse:

“Nuestro watan se conocerá a partir de ahora como Emirato Islámico de Afganistán. Éstas son las leyes que nosotros aplicaremos y vosotros obedeceréis:
Todos los ciudadanos deben rezar cinco veces al día. Si os encuentran haciendo otra cosa a la hora de rezar, seréis azotados.
Todos los hombres se dejarán crecer la barba. La longitud correcta es de al menos un puño por debajo del mentón. Quien no lo acate, será azotado.
Todos los niños llevarán turbante. Los niños de uno a seis años llevarán turbantes negros, los mayores lo llevarán blanco. Todos los niños deberán vestir ropa islámica. El cuello de la camisa se llevará abotonado.
Se prohíbe cantar.
Se prohíbe bailar.
Se prohíben los juegos de naipes, el ajedrez, los juegos de azar y las cometas.
Se prohíbe escribir libros, ver películas y pintar cuadros.
Si tenéis periquitos, seréis azotados. A los pájaros de se les dará muerte.
Si robáis, se os cortará la mano por la muñeca. Si volvéis a robar, se os cortará el pie.
Si no sois musulmanes, no podéis practicar vuestra religión donde puedan veros los musulmanes. Si os descubren tratando de convertir a un musulmán a vuestra fe, seréis ejecutados.
Atención mujeres:
Permaneceréis en vuestras casas. No es decente que las mujeres vaguen por las calles. Si salís, deberéis ir acompañadas de un mahram, un pariente masculino. Si os descubren solas en la calle, seréis azotadas y enviadas a casa.
No mostraréis el rostro bajo ninguna circunstancia. Iréis cubiertas con el burka cuando salgáis a la calle. Si no lo hacéis, seréis azotadas.
Se prohíben los cosméticos.
Se prohíben las joyas.
No llevaréis ropa seductora.
No hablaréis a menos que os dirijan la palabra.
No miraréis a los hombres a los ojos.
No reiréis en público. Si lo hacéis, seréis azotadas.
No os pintareis las uñas. Si lo hacéis, se os cortará un dedo.
Se prohíbe a las niñas asistir a la escuela. Todas las escuelas para niñas quedan clausuradas.
Se prohíbe trabajar a las mujeres.
Si os hallan culpables de adulterio, seréis lapidadas.
Escuchad. Escuchad atentamente. Obedeced.
Alá-u-akbar.”

Os recomiendo la lectura de este libro que muestra la dureza que ha atravesado durante años el pueblo afgano.  Quizá de esta forma seremos un poco más conscientes de lo afortunados que somos.

Si deseáis saber más sotbre la situación de Afganistán podéis visitar la página de la Fundación Khaled Hosseini, la cual ha creado el autor del libro para el apoyo a la reconstrucción de su pueblo y el alivio del sufrimiento de sus habitantes.

Laura Mateo.

Anuncios

Acerca de Laura Mateo Catalan

Community Manager de Campus y Empresa. Psicóloga y Social Media Manager. Gestión de Redes Sociales para empresas. Bloguera y gestora de contenidos.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mil soles expléndidos

  1. María Moreno dijo:

    Hola Laura, tenemos que alzar la voz por los que no pueden, aunque a veces son ellos los que no nos dejan. Afganistán, Libai, Túnez, Iran, Irak……y nosotras las más perjudicadas. Los tiempos cambian, pero la exclavitud sigue viva. Gracias por el consejo de leer el libro. Un beso

    • Laurymat dijo:

      Desde nuestra cultura a veces vemos lejanos estos temas y olvidamos que están ahí. Siguen existiendo y al menos, como bien dices, debemos alzar la voz para colaborar dentro de nuestras posibilidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s